A.I.R.: La irrupción feminista en las instituciones artísticas

1950. En una sociedad aún removida por la resaca de los conflictos globales y el comienzo de la guerra fría, caldo de cultivo para el desarrollo de fallas en el terreno social construido para el bienestar, nuevos ríos de lava comienzan a borbotear hacia la superficie, ocultos hasta entonces bajo las tumbas de tierra, las tumbas que fueron cavadas para las mujeres. Dado el hecho de que en la sociedad del momento la presencia femenina en los museos era solo en los cuadros -como musa, como modelo, como objeto-, objetos, el cambio se gesta además con ira acumulada.

Museo: casa de las musas. En torno al origen de la palabra y el lugar que designa -un lugar bajo el nombre de quien no puede tocarlo- surge en la década de los 50 un debate en torno a preguntas como, ¿cuántas mujeres artistas conocemos? ¿qué hacen exactamente? ¿cuál es el papel de la mujer como artista?

Cuando las mujeres empiezan a conocer y poner en entredicho a las instituciones que las niegan, ponen sobre la mesa una realidad innegable que hace enrojecer a los museos: la baja o inexistente presencia de obras realizadas por otras identidades alternativas al varón blanco. Es así como un grupo concreto de mujeres le sacan los colores al Whitney Museum en 1970 (un museo, irónicamente, fundado por una mujer, Gertrude Vanderbilt Whitney) anunciando que en él no habían encontrado más de un 5% de obras creadas por mujeres.

Empieza a gestarse entonces un nuevo hábito en la interacción del machismo con el arte, a tomarse conciencia sobre las propias identidades y al sentido del imperativo de la prohibición ante la nula lógica de lo ordenado por los estados.  No será más de una veintena de mujeres las que se reúnan para protestar, pero este grupo conformará la primera galería feminista a modo de cooperativa, donde todas aportarían y construirían por igual. No es de extrañar que algunas prácticas antisistema generen otras, y una venda haga que caigan otras. En 1972 nace así la A.I.R. Gallery (Artist In Residance) de Brooklyn, centrada en dar voz al arte hecho por mujeres blancas, negras y latinas que construirán y aprenderán juntas.

history

Poco después, en 1972 exactamente, el grupo que forma A.I.R. se dirige hacia el CalArts, el Instituto de las Artes de California (fundado por Walt Disney) en el que, bajo el programa Feminist Art, ingresan 21 estudiantes bajo la supervisión de Judy Chicago y Miriam Schapiro. Trabajando juntas en una propiedad vacía en Los Ángeles, recrean 17 ambientes referentes a la discriminación de la mujer en el ámbito doméstico, con temas que van desde la nutrición, teorizando sobre el papel de la madre como matrona y cuidadora del espacio doméstico hasta la menstruación. A este proyecto se le llamará Woman House.

womanhouse-banner

En 1973 Judy Chicago, Arlene Raven y Sheila de Bretteville dejan CalArts y forman el Woman’s Building: El taller-estudio feminista. Fundarán su propio edificio, recuperando y rehabilitando entre todas unas construcción abandonada. Es inevitable, pues, establecer paralelismos entre disidencia y feminismo, pues hablamos de mujeres arrancadas de su libertad, formándose en espacios desprovistos de utilidad, situado todo ello en los vórtices de la sociedad masculina.

Judy Chicago, Martha Rosler, Eleanor CoppolaEleanor AntinJudy DaterLorraine O’GradyAdrian PiperHowardena Pindell, Ana MendietaMartha Wilson… son algunas de las artistas protagonistas de este trozo de la historia, mujeres que fueron hermanas y como tales construyeron, pelearon y se asumieron con nuevas identidades, identidades liberadas gracias al arte. Es probablemente en el campo de la performance donde más se harán notar, quizás porque era un medio artístico aún no delimitado y como tal, un espacio libre donde desarrollarse y ser libres.

Fue así como se produjo la polinización de la historia del arte por el feminismo. El feminismo parte de las casas y de las calles, la conciencia surge de adentro hacia afuera y el cuerpo se convierte en política.

 

Este texto fue inspirado por la visualización de Taking Residence: A History of A.I.R. Gallery, que reproducimos a continuación.

Sobre la exposición Homan House, 15 rooms, 15 visions of Womanshood, puede escucharse la siguiente crítica:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *