Quién fue Fränzi Fehrmann

Esta historia narra un descubrimiento personal realizado el año pasado. La recupero sabiendo el ya final de la historia, pero creo que merece la pena contarla.

Llevo unos días consultando fuentes para ver si lo que yo creía era una obviedad ha resultado ser un descubrimiento. A día de hoy aún no he podido comprobarlo al 100% y aunque dudo que no haya habido ningún estudioso que no se haya dado cuenta de ello, sí que creo que no lo ha publicado y menos en castellano, así que allá va.

I.

En Noviembre de 2012 fui al Brücke Museum en Berlín, un lugar único perdido entre los árboles del barrio de Zehlendorf. Me encontré con un museo vacío, escasamente vigilado, silencioso y místico como el interior de una iglesia románica. Fue una de las visitas a museos que más he disfrutado. El lugar está dedicado a la asociación Brücke, los padres del Expresionismo alemán, surgido en Dresde en 1905. Una de las obras que más ansiaba contemplar era Die Artistin (Marcella), de Ernst Ludwig Kirchner, pintada en 1910, un cuadro bellísimo que tiene como protagonista a la musa expresionista Fränzi Fehrmann, o al menos eso se cree.

Ernst Ludwig Kirchner: Die Artistin (Marcella), 1910. Brücke Museum, Berlín.

Ernst Ludwig Kirchner: Die Artistin (Marcella), 1910. Brücke Museum, Berlín.

La identidad de la modelo sigue siendo motivo de estudio y controversia. No existen pruebas concluyentes de que esta Marcella y Fränzi Fehrmann, musas de Ernst Ludwig Kirchner, Max Pechstein y Erich Heckel, fueran dos personas diferentes o fueran hermanas, como se ha sugerido en los últimos años. Ni siquiera se ha podido confirmar que Marcella, como tal, haya existido. Se han consultado partidas de nacimiento, fotografías, el origen de ambos nombres, la procedencia y las fechas de los cuadros, cartas, apuntes y referencias de los propios artistas. Ambos nombres aparecen confundidos, y factores como el evidente parecido físico y la aparente misma edad de ambas niñas siguen dando a entender que nos encontramos ante la misma persona.

Yo diría que sí lo son. En cualquier caso este es un tema que merece un estudio aparte. La principal fuente para comenzarlo sería el catálogo editado con motivo de la exposición Der Blick auf Fränzi und Marcella (Una mirada sobre Fränzi y Marcella) celebrada en el Sprengel Museum de Hannover entre el agosto de 2010 y enero de 2011, libro que pude conseguir hace poco. Mucho menos fáciles de compilar son el resto de artículos sobre Fränzi/Marcella, diseminados entre los libros de expresionismo escritos en alemán, sin que ninguno de ellos parezca ofrecer pruebas concluyentes, al margen de -eso sí- descartar teorías planteadas a lo largo de los años.

En el cuadro de Kirchner del Brücke Museum, Fränzi/Marcella aparece recostada sobre un sillón verde, tiene la mirada perdida y una expresiva y casi cómica (cómica de cómic) mueca de aburrimiento o sueño en el rostro, que apoya en su mano derecha. Su pierna derecha descansa sobre la izquierda y la niña viste un llamativo vestido a rayas verdes y amarillas. A su derecha, un gato blanco dormita, acentuando la sensación de natural recogimiento, espontaneidad e intimidad de la escena. El retrato está fechado en 1910 y fue pintado probablemente en Moritzburg, un lugar de campiña cercano a Dresde al que los pintores Brücke se acercaron durante dos veranos y en el que pintaron multitud de retratos de la muchacha. Poco después de esa fecha, Fränzi desaparece de los cuadros. Al parecer siguió viviendo en Dresde mientras nuestros pintores se mudaban a Berlín.

II.

Dos años después, visitando el Ludwig Museum en Colonia y admirando su magnífica colección de arte alemán de vanguardias -donaciones de prohombres que salvaron las obras del huracán nazi- un cuadro llamó mi atención: Das Grüne Sofa (El Sofá Verde), de Max Pechstein, fechado en 1910 y en el que recientemente se descubrió una segunda escena pintada en el reverso del lienzo.

Fue ahí, observando el cuadro, cuando me di cuenta. Saqué el móvil a toda prisa, busqué la foto que había tomado en el Brücke Museum de Berlín y comprobé lo evidente: ambas escenas eran la misma, pintadas desde diferentes lugares. En el cuadro de Pechstein, ligeramente más pequeño que el de Kirchner, Fränzi/Marcella aparece pintada de frente, con la misma mueca de sueño, la mano apoyada en el rostro, las piernas en idéntica posición, el mismo calzado y el gato durmiendo a su lado. Viste la misma prenda y la fecha del cuadro es la misma.

 

 

Me acordé del descubrimiento de la Gioconda del Prado en 2011, una obra que se creía una copia de la de Leonardo y de la que solo ahora se ha sabido que casi con total seguridad fue pintada al mismo tiempo y en el mismo lugar que la archiconocida versión del Louvre, como estos dos cuadros.

Ambas versiones, la de Kirchner y la de Pechstein, tuvieron que ser pintadas a la vez y en una sola sesión, como solía ser costumbre en la obra de los pintores Brücke. Ambos artistas compartieron habitación y modelo y desde diferentes lugares de la estancia, retrataron a la Mona Lisa expresionista.

Busqué y busqué referencias bibliográfica que documentaran este hecho. Se convirtió en una obsesión. El desenlace de la historia es el siguiente post.

Continuación:  Quién fue Fränzi Fehrman (y II)

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *